Jueves  05 de Marzo de 2015 | Última actualización 02:47 PM
Cartas recibidas
Carta enviada por: Narciso Isa Conde, Félix Tejeda y Rafael Féliz | En Fecha: 2015-03-02
Asunto: Carta al presidente Medina sobre el caso Quirino-Leonel Fernández

Señor Director:

(Esta carta fue entregada 9 días antes de la llegada de Quirino y
publicada en TIRO AL BLANCO # 30 (versión impresa) ya en circulación).

Lic. Danilo Medina Sánchez.
Presidente de la República.

Su Despacho.
Palacio Nacional.
CIUDAD.

Ciudadano Presidente:

Somos de opinión de que el capo Quirino Ernesto Paulino, como otros
narcos-delincuentes extraditados a los EEUU, debió ser juzgado aquí para,
entre otras cosas, disponer de los archivos del proceso y no simplemente de lo que le interese “filtrar” a las autoridades estadounidenses.

La extradición a nuestro entender solo sería aceptable, e incluso
conveniente, en mundo sin hegemonías perniciosas y poderes supranacionales casi omnímodos, como el que ejerce esa súper-potencia sobre el actual sistema jurídico-político internacional y sobre el de este país en particular.

De todas maneras nos encontramos ante una delicada situación de hecho que
es preciso enfrentar con la mayor responsabilidad.

El referido ex–convicto del sistema estadounidense, puesto en libertad
negociada, ha procedido a hacer graves acusaciones contra el ex-presidente Leonel Fernández, las cuales curiosamente coinciden con consistentes denuncias previas hechas aquí; una parte importante de las cuales están contenidas en nuestro periódico TIRO AL BLANCO y en otras publicaciones nacionales.

Es evidente, además, que el ex –mandatario y actual presidente del partido de gobierno, no ha podido rebatir los vínculos y los hechos enunciados en forma reiterada por el señor Quirino E. Paulino, los cuales pueden ser calificados de narco-delitos en el contexto de lo que se ha dado en llamar a narco-política continental.

En tal situación no se justifica ni la pasividad ni el silencio, mucho
menos la solidaridad de su parte para su compañero de partido.

Estamos ante la posibilidad de un grave delito de Estado y a usted le
corresponde como Jefe de Estado movilizar todos los recursos de
investigación para llegar a las profundidades del caso, así como impulsar
todas las iniciativas que conduzcan a anular esa extradición –y ojala sea
para los demás casos pertinentes y para siempre- y para proceder a
investigar, procesar y juzgar, mas que en los tribunales, en el seno de
nuestra sociedad, las actividades y conexiones del referido capo que se
extienden a otras instancias políticas, militares y empresariales,
incluyendo aquellas vinculadas al PRD-PRM.

Aquí, si usted se decide y usa lo resortes gubernamentales, no resultaría
difícil para determinados organismos del Estado, confirmar o negar la
descripción de los hechos, las circunstancias, entregas y contactos que
implican al ex-presidente y a una parte de sus colaboradores en la
recepción de fondos y protección de las actividades delictivas denunciadas; no sería difícil solicitarles, con buena base de sustentación, a la autoridades estadounidenses la entrega al Estado Dominicano de los datos que reposan en los archivos del proceso que se le siguió en EEUU al capo Paulino, relacionados con sus vínculos y operaciones delictivas en este país, que por demás van más allá de la cúpula del PLD. Esa es una necesidad y un deber.

Por demás, es claro que la apertura de ese proceso de cara a nuestra
sociedad (como gran e inapelable tribunal), permitiría -si es que hay
voluntad y valor para conducirlo en forma idónea- desentrañar otras
vertientes encubiertas del narco-poder nacional, recurso importantísimo
para evitar que la narco-política predomine.

Si no se decide por optar definitivamente por la primacía de lo
evidentemente espurio en la gestión de Estado, como es la tradición en
estos casos, debería entonces proceder a dar pasos precisos que garanticen que florezca toda la verdad y se establezcan todas las responsabilidades.

Un caso tan grave, más allá de subterfugios y formalismos estériles, exige de una clara definición de Estado y de Gobierno, que previamente agilice la búsqueda de toda la verdad y coadyuve a que la sociedad dominicana pueda apropiarse de ella para CONDENAR A TODOS/AS LOS/AS CULPABLES.

Atentamente,

Por la Coordinación Central del Movimiento Caamañista-MC:

Narciso Isa Conde

Félix Tejeda

Rafael FéliZ

20 de febrero del 20015, Santo Domingo RD.

Carta enviada por: Leonardo Plata | En Fecha: 2015-03-01
Asunto: Seguridad Nacional, Salud y el tema Haitiano, los Tres Jinetes Del Apocalipsis que amenazan la paz

Señor Director:

La República Dominicana, sin duda alguna está atravesando por una de sus peores crisis institucionales y sociales, que amenazan la paz y la sana convivencia de sus habitantes.

Aunque hemos experimentado ciertos avances, en diferentes áreas, como la educación, por poner el ejemplo más tangible, no menos ciertos es que el sistema de salud en nuestro país, está al borde del colapso total.

Con una ley de seguridad social, que lo único que ha hecho hasta ahora, es de privilegiar a una clase dominante, mientras que a la mayoría de la población, la excluye de sus bonanzas y de sus mieles, lo que se traduce en un deterioro progresivo en la salud de los pobres, quienes acuden a los hospitales en busca de un servicio de calidad y se encuentran con un panorama sombrío, porque nunca hay medicamentos, así como las condiciones de los mismos, son paupérrima y el servicio ni hablar.

Otro grave problema que cada día cobra más fuerzas lo es el tema haitiano, el cual ha sido manejado de manera irresponsable por todos los gobiernos que han pasando, pero que ahora vemos como muchos dominicanos patrioteros, se unen a fuerzas oscuras para chantajear al gobierno dominicano, que hasta ahora ha sido el único que le ha puesto un poco de empeño a esta situación que amenaza la soberanía dominicana, pero que no vemos una decisión firme y concreta para frenar esta situación.

Pero también debemos tocar el tema de la delincuencia, que no es más que el producto de la exclusión social, de la falta de políticas públicas adecuadas para desarrollar y convertir en entes productivos a nuestros jóvenes que por algunas razones, terminan cometiendo cualquier delito.

Recordemos que la desigualdad social, la corrupción, la impunidad, son los factores más evidente que alimentan los actos delincuenciales, ya que una gran parte del presupuesto nacional, va a parar a manos de los bolsillos de los corruptos, lo que imposibilita que ese dinero del pueblo sea invertido en educación, en salud, en centros para formar jóvenes en especialidades para que pueda insertarse al mercado laboral e ingresar a la universidad.

Por último, si no atacamos de frente a estos tres jinetes del Apocalipsis, que amenazan con tragarse la sociedad dominicana, pero combatirla con voluntad firme, con acciones concretas, invirtiendo en la juventud, en programas de prevención sociales, en la educción de calidad, en empleo digno, en salud de calidad, en todas aquellos herramientas necesarias para que todos vivamos en igual condiciones de derecho, pero un factor clave y esencial es inculcarles valores y principios a nuestros hijos e hijas, a nuestras generaciones, para que sepan valorar, para que respeten lo que no les pertenece, para que honre a los héroes y mártires que forjaron esta patria, solo así podemos alcanzar el sueño de DIOS, PATRIA Y LIBERTAD.

Atentamente,

Leonardo Plata
Periodista

Carta enviada por: Tito Valenzuela | En Fecha: 2015-02-20
Asunto: Caso Quirino-Leonel: si los medios callan, las redes hablan

Señor Director:

Mientras la prensa a nivel mundial se hace eco de las denuncias de Quirino contra Leonel Fernandez, los medios locales silencian. No se dan cuenta, que no sólo se hacen cómplices sino que además, su peso e influencia en la opinión pública es cada vez más reducido. Su silencio, a diferencia de tiempos atrás, no silencia la opinión de la población.

Las redes sociales tienen una influencia cada vez mayor, la gente interactúa más, participa más. La opinón de la gente es más activa y personal, no importa cuantos periodistas y medios se paguen para silenciar una información.

Ignoran los medios locales, que su opinión cada día importa menos y que vivimos en un mundo globalizado. Que lo que tú no publicas aquí, lo publican allá, como es el caso en cuestión.

Al día de hoy, más de 100 millones de personas en el mundo, y aquí en el país más de 8 millones, por no decir la totalidad de la población, está informada del tema y opinan, no importa que los periódicos o noticiarios no digan nada.

Tener hoy, una buena página en Facebook, o una buena cuenta en Twitter, un Blog o una cuenta en Twitter o una buena base de dato de correos electrónicos es más importante que tener todos los medios en las manos juntos.

El silencio, sólo los hace aparecer como ridículos o torpes, pues con ello el tema no se acalla. Más aún, puedo decir que nadie sabe el alcance real de esta información, ni la permanencia en la opinión, ni su efecto en el futuro del país y de las próximas elecciones. Lo que sí debe quedar claro es esto, nunca antes, ni aquí ni en el mundo, un Capo había dicho de un expresidente, lo que Quirino dice de Leonel Fernández.

Y dejémosnos de pendejá, Ni Quirino ha sido el único capo en el mundo, ni Leonel el único Presidente que ha metido preso a un Capo.

Pero lo que sí parece ser único es que Leonel sea el único Presidente que haya hecho una relación tan personal, íntima y directa con un Capo como la que se dice él hizo con Quirino.

Y eso es campaña sucia? campaña sucia es especulación, es manipulación, es distorsión de la verdad y es sobre todo, la que hace un tercero. Aquí no hay 3, aquí hay dos: El Capo y el Presidente. Es frontal, directo y personal. Es asqueante, sucio e indignante.

Es aberrante saber que una persona se valió de todos los medios para ser Presidente y sobre todo que usó el peor de los medios, el dinero del narcotráfico, que daña y destruye nuestra sociedad, que produce toda la violencia y delincuencia que nos afecta y que divide y destruye a nuestras familias.

Eso el que quiera que lo calle y que se haga el indiferente. Nosotros no. Por eso decimos que, aunque los medios callan, las redes hablan!

Atentamente,

Tito Valenzuela
Periodista

Carta enviada por: José Medina Fleury | En Fecha: 2015-02-15
Asunto: Medida atinada

Señor Director:

Muy saludable resultaría para el descongestionamiento del tránsito del Gran Santo Domingo la medida tomada por el director de la Autoridad Metropolitana del Transporte -AMET-, general Pablo Arturo Pujols en el sentido de remolcar las "chatarras" que dormitan en las calles, así como los objetos que obstruyen el paso peatonal

En ese sentido, el vocero de esa institución, Coronel Pesqueira, afirmó que la medida tiene como propósito la recuperación de espacios públicos.

Esto, en la práctica, la sociedad le daría su visto bueno, su apoyo. Sin embargo, para ponerle la tapa al pomo a esa media, debe de extenderla a los vehículos (carros y guaguas) del concho que, por hacer turno, se han adueñados de ambos márgenes de las calles de Santo Domingo y que impiden el desplazamiento de otros automóviles.

El director de AMET debe ordenarle al personal bajo su mando para que se de una vuelta y haga una observación del caos que impera, por ejemplo, por los alrededores del cuartel de bomberos de la avenida Mella. En esa misma vía, frente a la tienda La Sirena, y porque no también, por los alrededores del parque Independencia, entre otros puntos crítico.

Como la medida abarca el espacio de los peatones (las aceras), se podrá observar que prácticamente, por las zonas señaladas, tampoco los transeúntes pueden desplazarse con libertad porque las aceras están ocupadas por mesas de vendedores.

Ahora bien, para que surta un mejor efecto, la iniciativa debe de ponerse en acción en coordinación con el ayuntamiento del Distrito Nacional, que quiérase o no, tiene su cuota de responsabilidad de ese desorden por los arbitrios que le cobra a choferes y vendedores.

Si la medida trata de recuperar espacio público y se ejecuta, se recobrará una superficie de varios kilómetros que será de satisfacción de la ciudadanía

Atentamente,

José Medina Fleury

Carta enviada por: José Medina Fleury | En Fecha: 2015-02-07
Asunto: De fuera vendrán y de casa te echaran

Señor Director:

Cuando una persona le ofrece a otra su apoyo implícito o directamente, lo estimula a continuar hacer lo que está ejecutando o lo que tenía en proyecto realizar, sea bueno o malo, pero cuando usted está consciente de que lo que está haciendo es malo, no debe de secundarlo, por el contrario, desalentarlo. Lo que es malo, es pernicioso como quiera que se interprete, como quiera que se vea y más aún cuando el daño afecta a un conglomerado humano.

No puedo bajo ninguna circunstancia apoyar o estimular a personas que intentaron asesinar al presidente, elegido democráticamente, del país donde nací.

No puedo bajo ninguna circunstancia apoyar a personas que viven de manera ilegal en el país donde nací que quemen o se pasen por el trasero la enseña nacional que representa el Estado de mi lar nativo. Tampoco que sea pisoteada.

No puedo ni directa ni de manera implícita secundar a personas constituida en turba que secuestraron y apedreen la representación consular de mi país en otro territorio.

No puedo ni de manera implícita ni directa apoyar o alentar a nada a personas que después que se le dio de comer (y se le sigue dando) paguen con la ingratitud y la agresión. A que hagan como los gatos: bajan la cabeza para no ver las manos que los alimentan.

No puedo callar frente a tantas barbaridades de personas extrañas que con derechos constitucionales limitados o nulos se crean dueños y señores de un territorio que no les pertenece, y nuestras autoridades "ciegas y mudas". Sin embargo, espero que no sea tarde y que no se cumpla la sentencia del refranero popular, "de fuera vendrán y de casa te echaran".

Atentamente,

José Medina Fleury

Carta enviada por: Felipe Lora | En Fecha: 2015-02-04
Asunto: Conversando con la Izquierda

Señor Director:

La Izquierda de hoy

Camaradas,

Situaciones y calamidades extremas, como las que existen y ocurren en RD ameritan o exigen soluciones extraordinarias. Es hora de empoderarnos y cumplir con nuestro compromiso.

Hay quienes creen que, como izquierdistas, no hemos dado muestra de estar a la altura de nuestras responsabilidades.

Algunos nos acusan de que mostramos, con nuestra conducta, no sólo la falta de fe en el movimiento revolucionario, sino también nuestra resignación ante el actual estado de las cosas. Nos acusan de exhibir conductas y actitudes que se asemejan más a la de un reformista que a la de un revolucionario.

Muchos de nuestros detractores sacan sus conclusiones basados en la versión burguesa del pasado reciente o en las descabelladas acciones de quienes, buscándose una senaduría o una alcaldía, se visten de revolucionarios buscando el reconocimiento de las masas, para luego destaparse como “uno más que usó la política para su propio beneficio”, desprestigiando aún más el movimiento izquierdista.

Quizás esta errónea percepción es el resultado de las innumerables embestidas que la izquierda dominicana ha sufrido, de parte de los que representan a los enemigos del pueblo.

Algunos nos critican, quizás, porque ignoran los estragos por los cuales ha atravesado la izquierda dominicana desde la época de los cincuenta. Ignoran que la izquierda actual, la izquierda de hoy, es el resultado una izquierda que fue perseguida, exilada, encarcelada, torturada, traumatizada y cruelmente asesinada.

Quizás, nosotros mismos, nos hemos olvidado de que nuestros mártires vivieron en una época mucho más difícil. Vivieron en una época donde el simple hecho de pertenecer a la izquierda o de ser abiertamente marxista, se convertía automáticamente en pena de muerte, como ocurrió con aquellos jóvenes que, por demostrar su devoción e incuestionable dedicación a la causa revolucionaria, fueron blanco de las embestidas del capitalismo opresor que se empeñaba en “evitar” otra Cuba.

Sin embargo, esos acontecimientos no explican la falta de coincidencia que existe entre los que hoy representamos a esos mártires. Al contrario, esos hechos deberían servirnos de inspiración para trabajar sin descanso por la consolidación del movimiento hasta convertimos en una opción de fuerza capaz de deshacernos de las escorias que nos detienen y, junto al pueblo, capaz de alcanzar el poder.

Debemos abrir el portal de las conversaciones francas y sinceras sobre nuestra realidad histórica. Debemos salir de nuestras guaridas y extenderle la mano a quienes, por sus acciones, se han posicionado a la izquierda del pueblo.

Camaradas, situaciones y calamidades extremas, como las que existen y ocurren en RD ameritan o exigen soluciones extraordinarias. Comencemos la lluvia de ideas, recopilemos las que son innovadoras y factibles y con sangre nueva en la vanguardia, lancémonos a la difícil tarea de conquistar el apoyo del pueblo pues, sólo así, podremos terminar la tarea iniciada por nuestros mártires.

Felipe Lora

(function(i,s,o,g,r,a,m){i['GoogleAnalyticsObject']=r;i[r]=i[r]||function(){ (i[r].q=i[r].q||[]).push(arguments)},i[r].l=1*new Date();a=s.createElement(o), m=s.getElementsByTagName(o)[0];a.async=1;a.src=g;m.parentNode.insertBefore(a,m) })(window,document,'script','//www.google-analytics.com/analytics.js','ga'); ga('create', 'UA-25417938-8', 'barrigaverde.net'); ga('send', 'pageview'); */?>