Lunes  01 de Junio de 2020 | Última actualización 09:01 PM
Por: Editor de Internacionales | 8:19 PM

VARSOVIA, 12 abr.- tes del accidente aéreo que le causó la muerte, el presidente Lech Kaczynski enfrentaba una probable derrota en las elecciones de fin de año a medida que los votantes rechazaban su mensaje conservador.

Pero la explosión de simpatías causada por su fallecimiento pudiera resultar en un renacer de su movimiento político enraizado en los valores católicos tradicionales y una desconfianza de los países vecinos, especialmente si su hermano gemelo Jaroslaw, un influyente operador político, se lanza a la presidencia.

Jaroslaw Kaczynski, de 60 años, no ha dicho aún si va a contender. Por ahora parece abrumado por el dolor de la muerte de su hermano en el accidente del sábado que también cobró la vida de otras 95 personas, la mayoría estrechos colaboradores del mandatario.

"Este es un tiempo de duelo", dijo Mariusz Blaszczak, portavoz del partido de los Kaczynski, Ley y Justicia. "Es un mal momento para especular".

Sin embargo, la posibilidad de una candidatura de Jaroslaw parecería natural, porque con la muerte del presidente, no queda otra persona en Ley y Justicia con prominencia pública para representar al partido en la contienda. La votación original iba a realizarse en el otoño, pero ahora se deberá llevar a cabo el 20 de junio.

"Si él decide postularse, pudiera conseguir votos de simpatía, porque los polacos toman decisiones en base a emociones", dijo Kazimierz Kik, especialista en ciencias políticas en la Universidad Kielce.

Lech Kaczynski y Ley y Justicia vieron declinar considerablemente su popularidad en los últimos tres años. Muchos polacos se cansaron del papel polarizador que el campo de los Kaczynski desempeñó con sus esfuerzos para castigar a viejos comunistas y su escepticismo hacia los antiguos rivales Alemania y Rusia, e incluso la Unión Europea.

Sus posiciones nacionalistas y conservadoras a menudo les hicieron enfrentarse a líderes más liberales dentro de la UE y Alemania, el mayor vecino del país.

En el 2007, Ley y Justicia fue derrotado en comicios parlamentarios, en una clara señal de que muchos polacos se habían hastiado del estilo divisivo de los hermanos. Jaroslaw perdió el puesto de primer ministro, lo que dejó a su hermano solo en un papel mayormente ceremonial. En Polonia, el presidente es el comandante en jefe de las fuerzas armadas, pero su poder es más simbólico que real.

Desde entonces, el apoyo público ha crecido para el partido Plataforma Cívica, una agrupación centrista encabezada por el primer ministro Donald Tusk. A muchos -especialmente los jóvenes y la creciente clase empresarial- les gusta el pragmatismo del partido y su apoyo a la economía de mercado.