Domingo  21 de Julio de 2019 | Última actualización 03:41 PM
Por: Editor de Internacionales | 6:12 PM

LA HABANA, 25 ago.- El gobernador estadounidense de Nuevo México, Bill Richardson, se reunió el martes con los más altos funcionarios de comercio de Cuba.

Richardson se reunió con el presidente de la Cámara de Comercio Pedro Alvarez y directivos de la firma Alimport, la encargada de comprar alimentos para la nación caribeña.

Richardson aseguró sentirse satisfecho hasta ahora con su visita que inició el lunes y se extenderá hasta el viernes, pero no quiso ofrecer, explicó, todavía declaraciones a la prensa. Su agenda contempla una reunión con el líder parlamentario Ricardo Alarcón y otra con el canciller Bruno Rodríguez.

La misión sería eminentemente comercial dijo la víspera Alarie Ray-García, portavoz del gobernador.

Acompañan a Richardson en el viaje varios de los secretarios del gobierno de Nuevo México, entre ellos Miley González de Agricultura, Stuart Ashman de Asuntos Culturales, Katherine Miller de Administración y Finanzas y el subjefe de personal del gobernador, Gilbert Gallegos.

Esta es la tercera misión del estado a Cuba en tres años para promover sus productos agrícolas. Ashman, quien nació en la isla caribeña, encabezó un viaje el año pasado.

A comienzo de la década una enmienda del congreso estadounidense eliminó los alimentos y medicinas de las sanciones impuestas a varias naciones del planeta y con ello abrió la posibilidad de las compras cubanas de productos comestibles.

Washington, sin embargo, exige condiciones a las ventas como el pago a contado y mantiene la prohibición de que los cubanos puedan ofertar sus productos en Estados Unidos.

El gobierno cubano adquirió desde 2001 alimentos por un valor de 4.400 millones de dólares a Estados Unidos, según un reporte del oficial semanario de negocios "Opciones".

Las operaciones fueron precisamente realizados por Alimport que hasta hace algunas semanas era dirigida por Alvarez y quien ahora recibió a Richardson como presidente de la Cámara de Comercio.

Según Opciones, el ritmo de las adquisiciones en Estados Unidos se retrajo luego de que el anterior presidente George Bush impuso trabas financieras y burocráticas a Cuba obligándola a desviar las compras de arroz, frijoles o pollo a proveedores más distantes --y por ende con encarecimientos de los fletes-- pero seguros.