Domingo  22 de Septiembre de 2019 | Última actualización 08:06 PM
Por: Editor de Internacionales | 7:57 PM

La dictadura de Roberto Micheletti clausuró a Radio Globo, ahora usted puede escucharla haciendo clic aquí: http://www.radioglobohonduras.com

TEGUCIGALPA, 29 sept.- El presidente depuesto de Honduras, Manuel Zelaya, afirmó hoy que la suspensión de libertades constitucionales por las autoridades de facto ha sido una "trampa" dictada solamente para clausurar a dos medios de comunicación opositores al régimen.

"Es una trampa, ese decreto se hizo para clausurar los medios y ya los clausuraron", indicó telefónicamente Zelaya a Acan-Efe, al subrayar que para reprimir al pueblo el Gobierno de facto no ha necesitado decretos y Honduras "tiene 95 días de estado de sitio".

Las autoridades de facto cerraron las instalaciones de Radio Globo y el Canal 36 Cholusat Sur en la madrugada del lunes, después de publicar durante el fin de semana un decreto que permite la suspensión de varias garantías constitucionales, incluida la libertad de prensa.

El presidente, depuesto el pasado 28 de junio, indicó que con la clausura de los "únicos dos medios opositores al régimen, ahora tienen en silencio obligado al pueblo y además tienen silenciada a la resistencia pacifica de Honduras".

"Nuestra posición es que el pueblo hondureño debe organizarse una vez más para restituir la frecuencia de Radio Globo y de Canal 36", dijo, al señalar que "la libertad de expresión debe ser una condena internacional".

El presidente de facto, Roberto Micheletti, anunció ayer, lunes, que haría consultas con representantes de otros poderes del Estado para determinar si suspende el decreto, tal y como le solicitó en la víspera el Congreso.

Preguntado por sus llamadas a la "ofensiva final", que hizo durante el fin de semana y que el Gobierno de facto ha utilizado como argumento para justificar su decreto, Zelaya señaló que "la ofensiva final es una ofensiva pacífica".

"Es una ofensiva pacífica a la que tenemos derecho. Nadie nos puede quitar el derecho a huelga, el derecho a resistir, el derecho a hacer plantones, el derecho a hacer manifestación", indicó, y señaló que quien apoye la eliminación de esos derechos está "apoyando a la dictadura".

Zelaya también salió al paso de las críticas por su decisión de regresar al país el pasado día 21 y dijo que "los que están a favor del golpe de Estado pueden opinar así".

"Yo soy pacífico, no uso armas, la resistencia ha puesto más de cien personas muertas en estos 90 días, no hay un solo militar muerto, no hay un solo policía muerto, la resistencia no ha disparado contra nadie", dijo.

El presidente depuesto, que cumple nueve días en la Embajada de Brasil en Tegucigalpa, aseguró que se encuentra bien de salud después de que la "semana pasada fue bastante problemática por la invasión de gases".

"Mi intención es salir lo más pronto posible pero con el problema solucionado. He venido aquí para solucionar el problema, yo no estoy más que hacer un trabajo político y social", afirmó.