Domingo  16 de Febrero de 2020 | Última actualización 09:46 AM
Por: Prensa Latina | 1:38 PM

MEXICO, 14 de febrero, 2020 (PL).- El subsecretario adjunto de Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado de Estados Unidos, Hugo Rodríguez, amenazó a México con sanciones si concretase una compra de helicópteros rusos, denuncia hoy La Jornada.

La presunta compra fue anunciada el jueves pasado por el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, tras su reunión con el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, aclara el periódico.

Según Rodríguez las sanciones se darían en el contexto de la 'Ley para contrarrestar a los adversarios mediante sanciones' (Caatsa, por sus siglas en inglés), promulgada por el presidente estadounidense, Donald Trump, en agosto de 2017 para golpear económicamente a Rusia, Irán y Corea del Norte por sus supuestas acciones contrarias a los intereses de Washington.

Para poner en contexto la postura del Gobierno de Donald Trump ante el aún hipotético pedido a la corporación Rosoboronexport, es necesario recordar que las relaciones militares de México con Rusia son de larga data, y que la compra de materiales bélicos, en general, o de helicópteros, en particular, dista de constituir una novedad, señala La Jornada.

Por señalar únicamente los sucesos de los dos sexenios más recientes, en diciembre de 2009 el Atlas de la seguridad y la defensa de México, elaborado por el Colectivo de Análisis de la Seguridad con Democracia (Casede), indicaba que la Fuerza Aérea y la Armada de México poseían 30 helicópteros de fabricación rusa de los modelos MI-26, MI-17 y MI-8, relata.

En febrero de 2010 Lavrov anunció la intención del Gobierno mexicano de adquirir helicópteros para vigilancia costera y para inicios de 2013 operaban en la Secretaría de la Defensa Nacional y la Marina 39 MI-17, la mayoría de los cuales fueron adquiridos para transporte de personal y posteriormente artillados.

Si a ello se suma que en el equipamiento aéreo de nuestras Fuerzas Armadas mexicanas han coexistido las aeronaves rusas con los de procedencia estadounidense y europea, parece claro que detrás de las declaraciones injerencistas del Departamento de Estado se encuentra un afán de la Casa Blanca por realizar una venta forzosa de sus propios helicópteros, apunta el diario.

Es decir, se estaría ante una aplicación extraterritorial y notoriamente ilegal del principio 'Estados Unidos primero', con el cual el mandatario republicano exalta el chovinismo de sus bases electorales, asegura La Jornada.

Ante la injustificable amenaza que acompaña a ese designio, es imperativo exigir a Washington que se abstenga de usar las sanciones (o el amago de aplicarlas) como un instrumento de mercadeo a favor de su complejo militar industrial, añade el diario.

Tal práctica, finaliza La Jornada, no sólo es violatoria de las leyes que rigen el comercio mundial, sino que, además, constituye una intromisión inaceptable en decisiones que corresponden de manera exclusiva a los mandos civiles y militares de México.