Jueves  03 de Diciembre de 2020 | Última actualización 08:17 PM
The Washington Post: ¿'Consiente' gobierno de Obama a Chávez?
Por: Editor de Internacionales | 8:12 PM

WASHINGTON, 25 may.- El diario The Washington Post se preguntó este domingo si el silencio del gobierno del presidente Barack Obama sobre los "ataques" recientes a la oposición en Venezuela equivale a "consentir" las políticas del presidente Hugo Chávez.

"No tenemos objeción para el diálogo con el señor Chávez, pero ¿no es el momento de empezar a hablar sobre preservación de las estaciones de televisión independientes, los líderes políticos de oposición, sindicatos y grupos de derechos humanos, antes de que sea muy tarde?", dijo el periódico en su principal comentario editorial.

The Washington Post se refirió a cómo la red Globovisión, el medio más importante de la oposición, estaba siendo hostilizado por el gobierno de Chávez con allanamientos de sus propiedades y declaraciones del propio presidente. Recordó que hace dos años se hizo la misma campaña que terminó con el silenciamiento de Radio Caracas Televisión (RCTV).

"Mientras Estados Unidos y los vecinos venezolanos se mantienen en silencio, la campaña de Hugo Chávez para destruir lo que queda de la oposición continúa", agregó el diario en un comentario titulado: "¿Es el silencio consentir? La política de 'comprometimiento' de la administración Obama es conveniente para los más recientes actos de represión de Hugo Chávez".

Afirmó que no es la primera vez que un "caudillo ha tratado de eliminar a opositores pacíficos: El señor Chávez está siguiendo un camino bastante transitado por individuos como Juan Perón y Alberto Fujimori, por no mencionar a su mentor Fidel Castro, pero esta puede ser la primera vez que Estados Unidos ha observado en silencio la destrucción sistemática de una democracia latinoamericana".

Sin embargo, cuando el 11 y 12 de abril de 2002 se dio el golpe de estado cívico-militar contra el presidente Hugo Chavéz, que interrumpió el proceso democrático en Venezuela alentado por los medios de comunicación impresos y electrónicos en manos del capital, The Washington Post no editorializó para condenarlo.

Tampoco se preguntó el rotativo estadounidense si el gobierno de George W. Bush consentía a los militares golpistas y al empresario Pedro Carmona, al guardar silencio frente al derrocamiento del gobierno constitucional encabezado por Hugo Chávez.