Domingo  21 de Julio de 2019 | Última actualización 03:41 PM
Obama, el calumniado
Por: JOSÉ LUÍS MORONTA SERRANO | 9:48 AM

Cuando Barack Obama, el flamante presidente negro norteamericano, ascendió a la presidencia de los Estados Unidos, generó inmediatamente muchas expectativas en torno a su plan para la solución de la crisis económica que azota al mundo globalizado y la manera en la que gobernaría a los Estados Unidos. Semanas y meses después de tomar las riendas del poder, ha sido motivo de muchas críticas por parte, principalmente, de sectores de la izquierda que han visto en sus ejecutorias los mismos elementos que caracterizaron a la administración anterior.

¿Son justas las críticas contra el Presidente Obama? Quienes fundamentan sus críticas en aspectos como el retiro de las tropas norteamericanas de Irak y Afganistán o en un cambio radical de las políticas del Departamento de Estado hacia esos países y otros, en especial, de América Latina, pecan de precipitados e ignoran cómo es la estructura de poder en los Estados Unidos. Obama, en los primeros meses de su gestión, no puede, pues sería una estupidez, agenciarse el enfrentamiento contra el Pentágono y las industrias armamentistas, por un lado, ni con Israel y los organismos de seguridad de su país, por el otro. Eso sería una autoinmolación, una rotunda metida de patas, un equívoco que nadie se lo celebraría excepto los románticos del anarquismo ideológico, ansiosos de nuevos íconos que plasmar en camisetas y posters.

Obama, el primer Presidente negro de los Estados Unidos, el primer negro que fue escogido como editor de la prestigiosa revista jurídica Law Review, de la universidad de Harvard, ha dado muestra de ser un hombre sensato, comedido, cuyas actuaciones no están sujetas a estados emocionales momentáneos, y que entiende que la nación que está gobernando necesita cambios estructurales para que pueda salir adelante.

Pero también entiende que imponer rápidamente los cambios que se necesitan es chocar de frente contra un poder extraordinario con capacidad para aplastarlo y sustituirlo sin mayores traumas, como ya ha ocurrido otras veces en ese país.

Quienes critican al Presidente Obama, pasan por alto las condiciones y características del poder político norteamericano, el cual ha sido capaz de borrar de su propio territorio, no sólo a cuatro inquilinos de la Casa Blanca, sino a otros que han representados amenazas graves para el “stablishment” debido a sus ideas, como han sido los casos de Martin Luther King, Malcom X y Bob Kennedy.

Aconsejar o presionar a Obama para que choque de frente contra ese poder temible, es tenderle una encerrona y atentar contra su permanencia en la Casa Blanca, pues no es posible enfrentar tan extraordinario poderío y salir airoso.

Lo primero, y más importante, que debe hacer, y está haciendo, Obama es enfrentar la grave crisis que azota a la economía mundial, devolviendo la confianza en los grandes mercados financieros. Luego, realizar progresivamente los cambios necesarios dentro de la estructura de poder norteamericana para posibilitar el desmembramiento de una élite que parasita, y ha parasitado, sobre el presente y el futuro de los Estados Unidos y el mundo.

Lo que he dicho en este artículo es, explicándolo brevemente, que al Presidente Obama, muchos críticos, principalmente de izquierda, les están exigiendo, en tan sólo pocos meses, la implementación de cambios sustanciales en su gobierno, imposible de llevarlos a la práctica sin agenciarse un enfrentamiento con las instancias del poder fáctico norteamericano, el cual terminaría con balance negativo en contra de él.

jlms , Santo Domingo

El énfasis en el color de Obama es por ser el primero como Presidente de los Estados Unidos y como editor de la revista jurídica Law Review. Lamento mucho haber ofendido los sentimientos de un "izquierdismo" mal comprendido por alguno que entienden que todo lo que huela a USA es malo.

jlms , Santo Domingo

Es verdad, hay mucha crítica precipitada contra Obama.

kauffmann , Santo Domingo

Yo pienso que la política y las posiciones que se asumen tienen un sustratum no solo ideológico, sino de sentimientos humanos. Muchos dominicanos estuvieron muy de acuerdo con las intervenciones militares yanquis en nuestro país y se alegraron cuando mataban a nuestros conciudadanos. "¡Muerte a esos comunistas de ciudad nueva!", llegaron a decir. En lo político no hay casualidad. La gente piensa, según la percepción que tienen de la vida y la gente. Los sentimientos priman para el entendimiento.

José Fernández Pérez , Madrid, España.

Siempre que veo a hispanos defendiendo esas posiciones me duele el corazón. ¿Cómo nosotros que hemos sufrido y sufrimos los embates de las políticas imperialistas nos atrevemos a escribir esas cosas, cómo nos colocamos de espalda a la historia remota y reciente? Señor Moronta no haga eso. Yo vivo aquí, pero no permito que las ideas de los poderosos de este país influyan en mi cerebro. Este pueblo es tan noble como el nuestro, pero sus verdugos en la Casa Blanca, el Pentágono y en sus agencias del crimen no lo son, sino nuestros verdugos.

Flérida Santiago , New York, EEUU.

Mucho antes de que el Sr. Obama fuera electo presidente presenté mi posicion sobre él; Que sería igual que todos porque sería el presidente del imperio y un títere en las manos del gran capital. Fuera este blanco, negro, verde o amarillo, ese no es el caso. Ud. hace mucho imcapie en el color de Obama, eso es irrelevante, lo importante es a quien le sirve. En lo personal Obama hasta me cae bien, pero no en lo político.

kHALIL , Bronx, N. Y.

Un artículo pueril. Usted mismo se contradice. Lea con sentido crítico lo que usted mismo escribió y lo enontrará plagado de contradicciones e "inocentadas". ¿Obama es un tonto? ¿No sabía cual sería su papel luego de su ascenso al poder? Con bastante paños tibios ha tratado la "izquierda light" a Obama. Ya vimos las manos del imperio en lo de Honduras y el golpe de Estado; las bases militares en Colombia y su posición hipócrita en Medio Oriente... siguiendo los pasos no sólo de Bush, sino de otros presidentes y halcones. No se precipite señor articulista, esperé y verá más acciones contra la humanidad.

Eduardo Acosta , Santo Domingo