Viernes  25 de Septiembre de 2020 | Última actualización 07:19 AM
Piden esclarecer la muerte de 3 haitianos en una loma de Jimaní
Por: TEUDDY A. SÁNCHEZ | 7:53 PM

BARAHONA.- El ex consulto jurídico del Consulado de Haití en esta ciudad, solicitó a las autoridades dominicanas esclarecer las circunstancias en que fueron muertos a tiros tres haitianos, entre ellos dos adolescentes en una loma de Jimaní y donde otro resultó gravemente herido de un disparo, quien esta recluido en el hospital regional Jaime Mota aquí.

El licenciado Pedro Cuevas dijo que es necesario que las autoridades de este país aclaren el hecho, “en que fueron vilmente torturados, tiroteados y quemados los haitianos”.

El ex consultor jurídico y encargado de la sección de Asuntos Legales y Migrantes de la delegación diplomática dijo que el caso tiene que ser esclarecido al fondo para que los hechos sean divulgados a todo el mundo de lo que realmente aconteció.

Manifestó que los medios de comunicación desde el primer momento en que se conoció el caso han informado de que los extranjeros estaban talando árboles para la elaboración de carbón.

“Situación que de la manera en que ha sido enfocado por los medios de comunicación deja una cierta justificación “, expuso en nota de prensa.

Manifestó que en el caso, del herido, el señor Mesilis Désir, de 41 años, oriundo de Fonds Parisien, éste no se dedicaba a la tala y quema de árboles para la fabricación de carbón, como han referido distintos medios de comunicación, sino que, ingresó a territorio dominicano el pasado lunes, y una vez encontrándose en Jimaní, le fue ofertado un trabajo por parte de un dominicano, justamente en el área agrícola.

Señaló que Désir fue herido de bala por la parte inferior izquierda de su espalda, mientras estaba trabajando en la limpieza en una finca de plátanos, por lo que se entiende debe ser desvinculado totalmente de las actividades propias de la fabricación de carbón.

El abogado y estudiante de Comunicación Social Cuevas apuntó que cuando los haitianos participan de la tala y quema de árboles para la fabricación del carbón es porque gozan de la participación, autorización y complicidad de muchos dominicanos.

Dijo, sin embargo, las autoridades responsables de la Foresta casi nunca persiguen y sancionan a esos dominicanos que contratan y autorizan a haitianos a hacer trabajos de esa categoría, viéndose únicamente castigados los extranjeros que no son los únicos responsables de esos hechos.

El profesional del Derecho indicó que Désir, interno desde el miércoles pasado en la sala 4 del hospital Jaime Mota de esta ciudad, condenó de manera enérgica la agresión de que fueron víctimas sus compatriotas y saludó la medida asumida por la Cancillería dominicana de que la Policía avance las investigaciones y que sometan a la justicia a los responsables del hecho.

Manifestó que es lamentable que a apenas unos días de conmemorarse un año del asesinato de varios haitianos en Neyba, el 28 de octubre del año pasado, aun se sigan repitiendo hechos como éste, sin que las autoridades dominicanas y haitianas hagan lo suficiente para prevenir la continuidad de sucesos como éstos, además de que no se le da seguimiento para dejar un precedente en la sociedad dominicana.

Consideró que esto no representa una casualidad, sino que entiende que individuos que actúan de manera “invisible” y soterradas para hacer resurgir actos lamentables y bochornosos hechos como los ya ocurridos, no únicamente en la región Sur, sino que ya en toda la geografía del territorio nacional.

El también experto en asuntos migratorios y derechos humanos aseguró que diversas instituciones internacionales, básicamente en Haití, como el Grupo de Apoyo a Refugiados, representado Colette Lespinasse, Directora Ejecutiva, están dando seguimiento a este y otros casos de violación contra los derechos fundamentales de los haitianos y dominico-haitianos en el país.

Entre otras entidades citó, el Comité Quebequense para el Reconocimiento de los Derechos de los Trabajadores Haitianos en la República Dominicana a cargo de Pérard Joseph y, la Fundación Zilé , que dirige Edwin Paraison, ex cónsul de Haití.

Criticó la falta de control y eficacia de las autoridades de investigación y judiciales dominicanas para castigar de manera ejemplar a los responsables de agresiones contra haitianos, catalogando, además, estos hechos como xenofobitos y discriminatorios por parte de sectores ultra nacionalistas que buscan crear disidencia y desarmonía entre los dos estados.

Pidió que las autoridades judiciales y policiales encaminen de manera seria las investigaciones a los fines de dar con los responsables de estos hechos.

Por su lado, llamó a la población dominicana a buscar otro tipo de método más humano y racional para dirimir estos problemas sociales a los fines de restaurar el orden y la convivencia pacífica.

Instó, asimismo, a las autoridades de la Dirección General de Migración y de Interior y Policía a adelantar los trabajos que en materia de migración aun permanecen pendientes.

Indicó que cada vez que se producen linchamientos y violencias contra la población haitiana en Dominicana implica de manera tácita un fracaso de las gestiones de éstos dos organismos del Estado dominicano y por vía de consecuencia un fracaso de sus políticas migratorias.

Pero además, a su entender, se envían señales negativas al resto del mundo que empañan la imagen de la Nación quisqueyana y que por demás, afectan el desarrollo del turismo.

Apoyó la celebración de una mega cumbre sobre migración con todas las fuerzas sociales vivas para buscar mayor alternativas al problema.

Agradeció las atenciones prestadas al interno por parte de las autoridades de los hospitales de Jimaní y Jaime Mota, de Barahona, en la persona de su director Gilberto Suero Cavallo.