Viernes  15 de Diciembre de 2017 | Última actualización 06:58 PM
El Korfball llegó a República Dominicana para quedarse
Por: EDILBERTO F. MÉNDEZ AMADOR* | 6:58 AM

SANTO DOMINGO, 5 diciembre, 2017(PL).- Cuando se menciona a la República Dominicana en el mundo deportivo, viene a la mente de todos el béisbol, el baloncesto, el boxeo y más recientemente el voleibol, pero el korfball, en muy pocos.

Sin embargo, en nuestras indagaciones acerca de ese deporte, pudimos ver que no son tan pocos los conocedores de esa disciplina que, aunque tiene más de 100 años de vida, es nuevo en este país caribeño.

Según las autoridades del Ministerio de Deportes, el korfball entró a Dominicana en junio de 2015.

En esa fecha se hicieron los primeros pininos en la búsqueda de candidatos para su práctica, los cuales comenzaron a desarrollarse para poder formar un equipo que pudiera competir en diferentes eventos.

Al principio fueron escogidos 60 candidatos, entre ellos 12 jóvenes para la selección nacional quienes en poco tiempo se destacaron en competencias en el exterior.

En menos de un año de formación, esos atletas ganaron invictos el Torneo Juvenil Panamericano de 2015, celebrado en Cali, Colombia, galardón que les permitió participar en el Mundial.

Dominicana ostenta un quinto lugar en la categoría sub-17 y un cuarto en la sub-19 y esas actuaciones le valieron para ubicarse en una posición aceptable en el ranking del orbe de esa disciplina.

Cuando la Federación Internacional informó los puestos, esta nación estaba colocada en el lugar 33 con 41 mil 750 puntos, solo superada en América Latina por Brasil (22) y Colombia (31), además de superar a México (40), Estados Unidos (44), Costa Rica (45) y Argentina (51).

La práctica del korfball necesita habilidades, pero sus principios básicos no son complejos: Se juega con ocho jugadores por cada equipo, estos a su vez son mixtos, es decir, cuatro mujeres y cuatro hombres.

Sus reglas protegen a los jugadores, no hay riesgo para ninguno de los dos sexos porque el contacto físico no está permitido, explicó el presidente de la Federación Dominicana de Korfball, Francisco Rausell.

Este deporte es una mezcla entre balonmano, baloncesto y un poco de fútbol pero no se permiten choques ni bloqueos, agregó.

Una ventaja es que como no se puede picar la pelota, está listo para jugarse en cualquier terreno, en la playa, en el césped o en cancha cerrada.

Es un deporte rápido aunque no permite desplazarse con la pelota, la cual solo se pasa o se tira directamente a la canasta, mientras quien no la posea tendrá que moverse y desplazarse para recibirla.

El terreno donde se juega tiene una superficie de 40 por 20 metros, dividido por la línea de medio campo en dos zonas iguales y las canastas se colocan uno a cada zona en el eje longitudinal del terreno a 6.6 metros de la línea de fondo.

Las cestas o canastas se ubican a una altura de 3.5 metros y ellas tienen 25 centímetros de longitud con 29-41 centímetros de diámetro. Se fabrican de mimbre y las pelotas que se usan son similares a las de fútbol.

Un partido dura 60 minutos, repartidos en dos tiempos de 30. El descanso es de 10 minutos y cada vez que se marca un punto, el otro equipo saca desde el centro del campo. Asimismo, cada dos puntos conseguidos por el mismo equipo, atacantes y defensores cambian de zona.

Ese deporte no se conoce mucho, pero como mencionamos es bien longevo, data de principios del siglo veinte.

La historia cuenta que un profesor el cual vivía en Amsterdam, Holanda, asistió a un seminario de verano sobre educación física celebrado en Suecia, y allí vio durante los descansos, como los hombres y las mujeres jugaban juntos a un juego denominado balón-aro con el objetivo de encestar el balón a través de un aro fijado a un poste de tres metros.

Y se dice, le llamó la atención como el juego se presentaba como una actividad mixta donde participaban en igualdad de condiciones los hombres y las mujeres, por ello, decidió enseñarlo a sus alumnos en cuanto regresó a su comarca y a partir de ahí, se expandió hasta llegar a conocerse en todo ese país europeo.

La presentación internacional del korfball tuvo lugar durante los Juegos Olímpicos de 1920 celebrados en Amberes, Bélgica, sin embargo, su aceptación fue lenta y solo despegó después de la Segunda Guerra Mundial.

Hoy, se practica activamente en todas las partes del mundo, pero Europa lleva la voz cantante liderada por los Países Bajos, los mejores del planeta.

Se encuentra reconocido por el Comité Olímpico Internacional, sin lograr aún cumplir con todos los requisitos exigidos para convertirse en deporte olímpico, ni tiene la cantidad de federaciones necesarias.

Además de los Países Bajos, ese deporte tiene muchos practicantes en Bélgica, Portugal, Francia, Reino Unido, Alemania, Hungría, República Checa y China, además de los países de la región ya mencionados.

Pero como van las cosas y a pesar de que el korftball solo tiene tres años de presencia en la República Dominicana, es un deporte el cual llegó para quedarse.

Todo parece indicar que en un tiempo no muy lejano, los nativos de este territorio, escalarán hacia posiciones de privilegio y no descartamos lleguen a convertirse en los máximos exponentes de nuestro continente.

* Corresponsal Jefe de Prensa Latina en la República Dominicana.

(function(i,s,o,g,r,a,m){i['GoogleAnalyticsObject']=r;i[r]=i[r]||function(){ (i[r].q=i[r].q||[]).push(arguments)},i[r].l=1*new Date();a=s.createElement(o), m=s.getElementsByTagName(o)[0];a.async=1;a.src=g;m.parentNode.insertBefore(a,m) })(window,document,'script','//www.google-analytics.com/analytics.js','ga'); ga('create', 'UA-25417938-8', 'barrigaverde.net'); ga('send', 'pageview'); */?>