Lunes  18 de Junio de 2018 | Última actualización 04:55 PM
Damián Jiménez
Por: Columnista de Barrigaverde.net | 3:58 PM

No te fuiste, no hay despedida. Te quedas entre nosotros/as: en los corazones de la membrecía del Partido Comunista Dominicano, con quienes compartiste largas, intensas y fructíferas jornadas de lucha; en el alma de un pueblo que por su liberación dedicaste energías y talento, sin reparar en riesgos y sacrificios.

Te seguimos viendo en la primera célula comunista del Liceo de San Juan de la Maguana y en el Comité del PCD de esa ciudad; siempre junto a las luchas estudiantiles y campesinas.

Eres inseparable de la historia del Comité Julio Antonio Mella, en el que militaste cuando viniste a Santo Domingo e ingresaste a la UASD. Igual de los esfuerzos fundacionales de la Fuerza Juvenil por el Socialismo (FJS”.

En Budapest-Hungría, en la Federación Mundial de Juventudes Democráticas (FMJD), donde estuvo Orlando, te forjaste como internacionalista, conquistaste el amor de tu vida y sentaste las bases de tu linda familia dominico-húngara.

Es imposible ponderar la trayectoria del Comité del Distrito Nacional del PCD sin reconocer tus aportes al frente del mismo.

Es difícil recordar -cuando el “alemán” asalta- todos los días de clandestinaje y prisión e innumerables momentos de confrontación y riesgo de muerte a que estuvimos sometidos.

Pero no olvido que junto pasamos -con Silvano, Lunita (Ramón Luna Cornelio, caído en El Salvador) y otros camaradas- seis intensos días en el destacamento policial de la Bolívar con Rosa Duarte, solo por reclamar cárcel para los asesinos de Orlando.

Tú sigues en la casa de ladrillo de la avenida Independencia. Sigues en el PCD y en las izquierdas consecuentes.

Bregando con el periódico Hablan los Comunistas te hiciste impresor y desde allí desplegaste tu vocación solidaria hasta días recientes. No hay solicitud de apoyo que te negaras a dar.

Bregando con Alfredo Pierre, Silvano Lora, Larita y Carlos Sangiovanni te contagiaste de una fina sensibilidad artística y ha sido parte impulsora de hermosas iniciativas culturales.

Seguiste militando aunque ya no estuvieras en células y comités, y ante el salto a la inmortalidad de Silvano, formidable camarada y quijote del pincel, te incorporaste con pasión a su Taller de Arte.

Como Silvano, como Orlando, no hubo luchas, marchas, causas justas en la que no hayas participado; y no la habrá en las que no sigas participando. Eres de los de ayer y de siempre. Por eso no hay despedida, solo un abrazo eterno. No hay adiós, solo un ¡Hasta siempre!

Excelente!! Loor al amigo Damian Jimenez.

Henry Baez , Santo Domingo
(function(i,s,o,g,r,a,m){i['GoogleAnalyticsObject']=r;i[r]=i[r]||function(){ (i[r].q=i[r].q||[]).push(arguments)},i[r].l=1*new Date();a=s.createElement(o), m=s.getElementsByTagName(o)[0];a.async=1;a.src=g;m.parentNode.insertBefore(a,m) })(window,document,'script','//www.google-analytics.com/analytics.js','ga'); ga('create', 'UA-25417938-8', 'barrigaverde.net'); ga('send', 'pageview'); */?>