Jueves  18 de Abril de 2019 | Última actualización 10:16 AM
Danilo, reelección y amenaza de un Leviatán
Por: Columnista de Barrigaverde.net | 9:31 PM

Hipólito Mejía, estando en la Presidencia, utilizando siempre su estilo coloquial se sinceró y en su idiolecto exclamó: “Me gusta el carguito”. Al parecer, al Presidente Danilo Medina, coincidiendo con Hipólito, también le gusta el carguito.

Actualmente, el guion mediante el cual se pretende imponer una nueva relección del Presidente Medina es similar al instrumentado en 2015.

Esto se explica porque hace rato que está en pie una campaña de “golpe y derribo” del principal adversario interno de Medina, el doctor Leonel Fernández, junto a la publicación, desde el entorno del Palacio Nacional, de encuestas que presentan una popularidad empinada del mandante sureño.

Asimismo, sobresale una profusa campaña del gobierno batiendo y encaramando el supuesto “crecimiento económico” del país, y cada semana se realizan masivas inauguraciones de obras públicas, donde los oradores insuflan el mesianismo del gobernante e “imploran” la reelección presidencial.

Pero “la pava no pone donde ponía”. A Danilo Medina le “cogieron” las señas, ya que dos frentes opositores (interno y externo) madrugaron y están atrincherados en el frente de batalla, cañoneándolo con impetuosidad.

El escenario que tiene Medina hoy es hostil: un Leonel Fernández envalentonado, aspirando al poder, con dos millones de simpatizantes detrás suyo, y una oposición más optimista y apertrechada, vendiendo como marca principal para el cambio político al Partido Revolucionario Moderno (PRM), bajo el slogan “ponte en esto”.

La coyuntura indica que el Presidente Danilo Medina no las tiene todas ganadas en su afán continuista. Una derrota electoral en 2,020 por su ambición personal, cual leviatán, lo hundiría a él y su partido y peor, la historia lo registraría como un descolorido caudillo, similar a los tantos que hemos tenido a lo largo de nuestra convulsa historia social y política.

El fantasma de la división en el oficialista Partido de la Liberación Dominicana ha aflorado. Eso no se puede negar. Es tal el antagonismo, que ante los golpes recibidos por los leonelistas, de no ser candidato presidencial en 2,020 el nacido en Villa Juana, estos estarían dispuestos a “quemar la nave”.

. El autor es Periodista y Profesor UASD.