Martes  21 de Enero de 2020 | Última actualización 09:21 PM
El líder mesiánico
Por: Columnista de Barrigaverde.net | 10:29 PM

1 de 2

A los cientistas sociales de otras latitudes siempre les ha sido difícil el examen de las naciones tercermundistas, de tal manera que muchos por la persistencia en conocer su dinámica, han asumido el rol de “especialistas” de los procesos políticos, sociales e históricos de estos países dignos de mejor suerte.

Se inscriben de forma destacada en esta extensa lista, nuestro inolvidable compañero y amigo ruso-latinoamericanista Kiva Maidanik (1929— 2006), hasta el perspicaz estadounidense de origen griego, James Petras.

Para la década de 1980, residía en el extranjero y durante esa estadía desarrollé relaciones políticas y de amistad con un amplio abanico de representantes diplomáticos de Europa, Asia y América Latina, entre otros.

El singular interés de europeos y asiáticos por conocer la realidad de nuestros países latinoamericanos siempre rayaba entre la curiosidad y la fascinación, como ocurría con el amigo alemán Horst Geissler.

Recuerdo el asombro y la incredulidad de Geissler, al enterarse que Joaquín Balaguer, “anciano no vidente”, era reelecto presidente de la nación, lo que acentuó su interés en conocer mejor a la República Dominicana.

Él amigo alemán no salía de su asombro y desde entonces se convirtió en “especialista” en asuntos dominicanos; hurgaba sobre nuestra historia; con avidez me interrogaba sobre la dictadura de Trujillo.

Desde la fundación de la República (1844), cuando predominaban “primitivas” condiciones económicas, y un escaso desarrollo de las fuerzas productivas, sociales y políticas, se impuso el mesianismo.

Esta realidad llevó a enfrentamientos entre sus defensores, que propugnaron siempre por la anexión y el absolutismo, y quienes defendían a sangre y fuego la libertad, independencia y soberanía.