Domingo  16 de Febrero de 2020 | Última actualización 07:08 PM
¿Masoquismo político?
Por: Columnista de Barrigaverde.net | 8:42 AM

Es difícil entender a cierta izquierda (fluctuante) que ha dejado de serlo, o que se sigue derechizando; y también lo es entender a quienes dicen ser demócratas, independientes y progresistas plegándose a opciones derechistas y pro-imperialistas. Esa historia es larga y penosa.

Perdieron su independencia y se sumaron a la candidatura presidencial de Antonio Guzmán-PRD, un terrateniente favorecido por EE UU. Igual se subordinaron a Jorge Blanco para que el PRD siguiera gobernando, aun evidenciada la renuncia del partido blanco a la soberanía nacional y su proclividad a corromperse.

Se sumaron en forma periódica y recurrente a bloques electorales junto al PRD o al PLD ya considerablemente derechizados, e incluso aliados a sectores de extrema derecha y grupos oligárquicos respaldados por EE UU. A un PRD, por ejemplo, unido al PQD, a Álvarez Bogaert, Amiama Tió y a exgenerales asesinos.

En cuanto a decisiones que implicaron ponerse a la cola del PLD, sobresale lo del “Frente Patriótico”, sumatoria de PLD y PRSC-Balaguer con la candidatura de Leonel Fernández; hecho político de funestas consecuencias posteriores.

Luego no faltaron otros que se abrazaron a Hipólito-PRD para oponerse a que Leonel-PLD continuara en el gobierno. Ni los que volvieron a sumarse a Leonel para impedir la reelección de Hipólito. Ni los que se abrazaron a Miguel Vargas para tratar de desplazar a Leonel, o a Hipólito para competir con Danilo-PLD.

Ahora el turno es el de la subordinación al PRM-Abinader, con FP-Leonel- PRSC-PQD-BIS-Vinchos incluidos. Algo de espanto por la suma de conservadurismo e impunidad.

Nunca se han detenido a analizar lo acontecido con esas competencias y alternancias entre el PRSC, PRD Y PLD a lo largo de medio siglo. Siempre alegando favorecer al “menos malo”, aunque siempre haya resultado quitar un malo, para poner otro malo. Siempre propugnando por un cambio de caras, evadiendo el cambio radical pro-constituyente.

No les ha importado el reciclamiento de corruptelas, dependencias, saqueos, sobre-explotación del pueblo y depredación ambiental. Tampoco se inmutan porque antes y ahora sus guates derechistas se plieguen a Reagan, Carter, Bush, Clinton, Obama, Trump y Pompeo. Ni porque auspicien la intervención de la USAID-CÍA- Comando Sur-Pentágono. Ni porque sean racistas antihaitianos y machistas empedernidos. No le valen los tropezones. ¡Desprecian las reflexiones autocriticas!

Parecería que fueran masoquistas, pero no. Son oportunistas de derecha, en los autodenominarse de izquierda o progresista ha devenido en una especie disfraz. Pero sus máscaras se van cayendo. ¡Es demasiado fuerte el purgante!