Viernes  10 de Julio de 2020 | Última actualización 08:29 PM
Pata Pata, la más internacional de las canciones salidas de África
Por: CHARLY MORALES VALIDO | 6:10 AM

SAN SALVADOR, 27 de mayo, 2020 (PL).- Podrá pasar la furia desatada por la justa celebración del Día de África, pero jamás dejará de emocionar la canción más internacional jamás salida de ese continente: el "Pata Pata".

Se trata de un himno universalizado en el idioma "xhosa" por la inolvidable diva surafricana Miriam Makeba, que la compuso en 1957 y la cantó hasta unos instantes antes de morir, de un paro cardiaco, el 10 de noviembre de 2008.

Aquel baile caló de inmediato pese a una letra incomprensible más allá del pegajoso "pata, pata", que no alude a extremidades inferiores ni a palmípedos hembras, pues significa algo así como "toca, toca".

Makeba demoró casi una década en grabarlo, y cuando lo hizo se asesoró con el célebre jazzista Hugh Masakela, quien lo sacó de las chabolas de Pretoria y lo convirtió en todo un himno de la llamada "World music".

El resultado fue un éxito folklórico que ascendió hasta el puesto 12 en la lista Billboard de Estados Unidos en 1967, en plena efervescencia del rock psicodélico y de una experimentación musical cuyo rebuscamiento contrastaba con la deliciosa simpleza del "Pata, Pata".

En agradecimiento, Makeba escribió para su arreglista un tema incluido en el aclamado disco "Emancipation of Hugh Masakela" (1968): ya para entonces Miriam Makeba era Mama África, o la Emperatriz de la Canción Africana.

Por su denuncia al apartheid fue obligada a exiliarse en Italia primero, y en Londres después. Cuba le otorgó su ciudadanía en 1963, hasta que la cantante se proclamó ciudadana del mundo.

Por ello fue objeto de investigaciones del Buró Federal de Investigaciones (FBI) cuando vivió en Estados Unidos junto a su esposo, el luchador civil Stokely Carmichael, con quien vivió luego en Guinea hasta su divorcio en 1973.

En 1972 había encarado a opositores del gobierno chileno de Unidad Popular en el festival de Viña del Mar, donde gritó "Viva el presidente Allende" y acalló los abucheos con su "sat wuguga sat ju benga".

Además de su obra cumbre, Makeba dejó otras canciones memorables, como "The Click Song" y "Malaika", incluida en "An Evening with Belafonte/Makeba" (1966), álbum grabado junto a Harry Belafonte, que le valió ser la primera mujer negra en ganar un Grammy.

A todas estas, mientras el mundo se rendía a sus pies, el régimen segregacionista de Sudáfrica prohibía sus discos.

Luego de 30 años de exilio, Makeba regresó a su patria el 10 de junio de 1990, convencida por el propio Nelson Mandela, recién salido de la cárcel.

Madiba, como llamaban al mítico luchador, invitó luego a la cantante a integrar su gabinete, y aunque la estrella rehusó, si lo secundó en su proceso de reunificación y concordia nacional.

Esta hija de un sanador místico "xhosa" le cantó a la independencia de Kenya y Angola, a la Unión Africana, a Samora Machel en Mozambique, y a su Madiba ya liberado.

La muerte tuvo la deferencia de dejarla terminar un concierto en Castel Volturno contra la "camorra" (mafia italiana), tras el cual se detuvo para siempre su gran corazón, ese que parecía latir al ritmo cadencioso y juguetón del "Pata, pata".