Martes  01 de Diciembre de 2020 | Última actualización 12:52 PM
La irresponsabilidad de la Cámara de Cuentas
Por: Columnista de Barrigaverde.net | 6:23 AM

Lic. María Beantnik Dotel Matos

“Razonablemente”, es el término común que usa la Cámara de Cuentas al emitir sus informes de auditorías.

Con esta evasiva, incumple sus atribuciones de identificar los hechos relativos a las violaciones de normas establecidas que originan responsabilidad administrativa, civil o penal.

¿Cómo la Cámara de Cuentas viola estos tipos de responsabilidades?

La responsabilidad administrativa, por inobservancia de las disposiciones legales y reglamentarias y por el incumplimiento de las atribuciones, facultades, funciones y deberes.

La responsabilidad civil, con el perjuicio económico cuando la Cámara de Cuentas comprueba el daño patrimonial e identifica a los responsables, sin procurar la restitución de los bienes o valores, ordenando las acciones que correspondan para este fin.

La responsabilidad penal, cuando no informa al Ministerio Público de los resultados de auditorías, estudios e investigaciones practicados por los auditores de la Cámara de Cuentas con indicios de responsabilidad penal. Todo esto conforme a su propia ley 10-04 Artículo 46 y siguientes.

Nunca esta Cámara de Cuentas ha aplicado las sanciones cuando descubre que está comprometida una de estas responsabilidades, según la faculta el Artículo 55 de la indicada Ley. Lo más sencillo, por ejemplo, las sanciones administrativas por incumplimientos a cientos de funcionarios que no depositaron sus declaraciones de patrimonio, ni a la entrada ni a la salida del cargo.

El trabajo ineficaz de la Cámara de Cuentas se resume: De 356 auditorías publicadas, 236 son de hace 10 años, expresamente, cuando ya prescriben las acciones de justicia. Un total de 2,698 instituciones de Estado, Partidos Políticos y organizaciones sin fines de lucro, de ellas auditó un 13% en un período de 7 años, según estudio de Participación Ciudadana.

El Estado dominicano, para dicha institución, presupuestó en los años 2018 y 2019 un total de mil setecientos diez y nueve millones, según Auditores & Consultores. En servicios personales (sueldos y salarios) se destinaron mil quinientos millones, para los años citados, equivalente al 87% de los ingresos recibidos.

Un primer desatino, luego de tomar posesión fue el exorbitante aumento de sueldo que se hicieron los miembros de la Cámara de Cuentas. El presidente que ganaba RD$350 mil pasó a devengar RD$423 mil pesos y proporcionalmente los demás.

Es común observar en sus informes de auditoría, el argumento siguiente: “la estructura de control interno presenta debilidades que deben ser superadas en el menor tiempo posible debido a que su permanencia expone a que sus recursos sean aplicados en forma incorrecta”.

En la auditoria a los Estados Financieros del Consejo Nacional para la Reglamentación y Fomento de la Industria Lechera (CONALECHE), por el período comprendido entre el 1º de enero del año 2011 y el 31 de diciembre del año 2013, se descubrió que la entidad dejó de revelar como ingresos en sus Estados Financieros un monto ascendente a RD$29, 347,424.00.

En adición, se encontraron treinta (30) debilidades que implican inobservancia a la ley 340-06, modificada por la 449-06 de compras y contrataciones, en procesos como la compra de tractores y camionetas sin agotarse el proceso de selección, por un monto de RD$11,322,781.00, adquisición de equipos realizados de forma fraccionaria, suscripción de contrato sin evidencias de la aplicación del proceso de selección, así como el otorgamiento de préstamos sin que lo administre el Banco Agrícola como lo estipula la ley 180-01 de CONALECHE.

De igual forma, el informe de auditoría del Consejo Estatal del Azúcar (CEA), por el período comprendido del 1º de enero del año 2012 hasta el 31 de marzo del año 2014, se evidencian pagos de nóminas a Proyecto Quisqueya Sin Miseria RD$10,319,563.00, Proyecto Dole Comadreja RD$6,374,110.00 Mejoramiento de Potreros, de RD$5,249,169.00 a personas que no prestaban servicios a la entidad.

Ambas entidades inobservaron leyes, y recursos que han estado expuesto por años, ¿Qué pasa con esos millones que la institución perdió? ¿Y la sanción para los responsables de su custodia?

La mayor irresponsabilidad de la Cámara de Cuentas es su complicidad con los poderes facticos. Y, además, por su sometimiento no instrumenta los expedientes con las recomendaciones pertinentes, dependiendo de la gravedad y naturaleza de la falta. 8 de septiembre de 2020.