Sábado  24 de Octubre de 2020 | Última actualización 08:59 AM
Suicidio y homicidio
Por: Columnista de Barrigaverde.net | 8:12 PM

y II

La Oficina de la Organización de Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito definió el homicidio intencional como “la muerte ilegal infligida por una persona a otra, que consiste en la privación de la vida de una persona causada por otra, lo que constituye una de las consecuencias provocadas por la violencia”.

América Latina presenta la tasa más alta promediada de la región (17.2) desde que se iniciaron los registros confiables en 1990. Respecto a nuestra realidad, en el periodo 2013-2017 fueron reportadas 23,159 muertes.

Las pérdidas de vidas humanas en República Dominicana fueron tipificadas como accidentales y violentas, de las cuales 8,657 correspondieron a homicidios, tema abordado en Agenda para el Desarrollo Sostenible.

Aunque la tasa de homicidio en nuestro país ha descendido en 3,9 %, sigue siendo preocupante, ya que sus causas, como la desigualdad, el desempleo y la delincuencia organizada, siguen intactas.

Las cinco provincias con mayores tasas de homicidios son Bahoruco, Barahona, In dependencia, Peravia y La Altagracia, lo que no es casualidad que se encuentren entre las más pobres del país.

Es conocido que en la historia del ser humano se ha comprobado la existencia de trastornos mentales entre los protagonistas de la violencia social; en especial el homicidio ha sido una realidad constante.

El Trastorno de la Personalidad Antisocial o sociopatía, tiene a nivel global una especial significación estadística en aquellos homicidios que se apegan más a patrones de violencia instrumental o predatoria.

Estudios realizados indican, que para disminuir la tasa de homicidio es necesario el respeto al estado de derecho, control de la corrupción, inversión en el desarrollo socioeconómico, incluida la educación.