Miercoles  24 de Febrero de 2021 | Última actualización 01:11 PM
Allanan oficinas y casas de 12 militares peruanos por corrupción
Por: Prensa Latina | 12:04 PM

LIMA, 23 de febrero, 2021 (PL).- La Fiscalía Anticorrupción allanó hoy ocho oficinas militares, entre estas la del jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, así como las viviendas de 12 involucrados en un tráfico de combustible.

La operación, ejecutada por agentes de la División de Asuntos de Alta Complejidad (casos especiales de corrupción), incluyó el allanamiento de la casa del jefe del Comando Conjunto, general César Astudillo Salcedo; y su despacho, en busca de información.

El Ministerio Público, que considera a los involucrados integrantes de una organización criminal a la que denomina "Los Mercenarios", solicitó la detención preliminar de los involucrados.

Argumentó para las drásticas medidas que indagaciones previas encontraron indicios de los delitos contra la administración pública y peculado doloso y, en el caso del general César Astudillo Salcedo, de encubrimiento y peculado doloso.

Según la Fiscalía, los involucrados participaron en el desvío de combustible del Ejército con fines de venta clandestina, por un monto de un millón 687 mil soles (más de 468 mil dólares).

Entre los involucrados se cuentan, según la televisora Canal N, los generales retirados Luis Ramos y Jorge Celiz, quienes ejercieron el cargo entre 2015 y 2017 y entre 2018 y 2020, por lo que el tráfico de combustible dataría de años atrás.

Los allanamientos alcanzaron también a las viviendas del general Edward Gratelly, el coronel José Rojas, el mayor David Arana, el capitán Julio Ticona y dos suboficiales, entre otros inmuebles.

El caso hizo rememorar otros similar, protagonizado por el exjefe del Ejército general Edwin Donayre, condenado en 2018, junto a otros 40 involucrados, a cinco años y medio de cárcel por el desvío y venta de 80 mil galones de combustible, cometido cuando era jefe de la Región Militar Sur.

Al ser condenado, Donayre era parlamentario e invocó su inmunidad para no acatar la sentencia hasta que en 2019 fue rechazada su apelación en última instancia, cuando pasó a la clandestinidad hasta que fue capturado meses más tarde y encarcelado.