Lunes  16 de Mayo de 2022 | Última actualización 07:38 PM
¿Por qué el país no avanza?
Por: EMMANUEL ABREU REYES | 9:11 AM

Existen muchas razones por la que nuestro país no avanza, a pesar de tantos mártires que con su esfuerzo, sudor y sangre muchas veces lucharon por una Patria más equitativa, más justiciera,y más desarrollada tomando en cuenta el marco caribeño y de Latinoamérica.

Si nos remontamos a los años de la primera Constitución en el 1844, leemos la acción de La Trinitaria, y esa decisión firme y tesonera de hacer de este una gran nación. Sin embargo, en ese tiempo teníamos a Ramón Santana y otros no menos negativos, que impedían el establecimiento de la ética y la verdad.

Luego, transcurrió la vida y los años y siempre aparecía un mal intencionado con el país, y bien intencionado con sus propios intereses, sus familiares y allegados, que se llenaban los bolsillos en detrimento de los dineros del pueblo.

Desde el principio, los intereses personales de algunos malvados estaban delante de los restauradores e incluso llegaban a la instauración de dictaduras, como la de Lilís e incluso a gobiernos que simulaban democracias, pero con piel de dictaduras, por ejemplo, el de Ramón Cáceres y el de Horacio Vásquez, que llegó al descaro de siendo el gobierno de una duración de 4 años, intentó prolongar su mandato dos años más.

Esto dio lugar a la dictadura de Rafael Leonidas Trujillo. Sin duda alguna, este dictador fue que terminó de darle forma a las mañas de apropiarse de todos los bienes del pueblo, y esto ha sido imitado por una gran cantidad de dominicanos, que no dejan que esto avance y que podamos sentirnos orgullosos de vivir aquí.

Juan Pablo Duarte decía, que hasta que no se escarmienten a los traidores, los buenos y verdaderos dominicanos seremos víctimas de sus maquinaciones. Aquí no se han escarmentado a los senadores y diputados por la mala maña de las dos exoneraciones, del barrilito o del cofrecito, etcétera.

Tienen seguros especiales, por lo cual no legislan para mejorar los seguros del pueblo. Sus sistemas de privilegios son inmensos, tienen pensiones privilegiadas, aunque sólo hayan estado 4 años, de 200 mil pesos y más, cuando de un médico desde 50 mil, después de haber dejado la vida luchando en los hospitales durante 30 y hasta 40 años. Haciendo emergencias y pasando "malas noches".

Pero este país difícilmente pueda avanzar, cuando los senadores y diputados tienen unos 20 años con un código penal, postergándolo, porque no quieren que sus anteriores delincuencias, y las de algunos miembros de su partido, no vayan a quedar tipificadas, por ejemplo la ley De Extensión de Dominio, si se legisla para que no prescriba, hay muchos legisladores que les sería quitada su riquezas mal habidas.

Las cuatro causales, o lo de reglamentar la violencia intrafamiliar, entre otros.

No olvidemos que grupos hegemónicos de poder también quitan y ponen congresistas, y también presidentes que respondan al respeto de sus intereses, riquezas mal habidas que se transmiten de generación en generación.

Hasta que no se haga una disolución del Congreso integrado por riferos, vaqueado por narcos, etcétera, no hay nación que avance, porque ellos salvo honrosas excepciones, van a buscársela, y a recuperar con creces la inversión para llegar a ganar la curul.

Hasta que no tengamos autoridades completamente transparentes, como se ha logrado parcialmente en la justicia; que recuperemos lo que se han robado en los últimos 20 años la ola de corrupción que todos sabemos. Que también no logremos un sistema de seguridad social que no sea solo para beneficiar a los ricos. Y hasta que no se realice una Constituyente, que conlleve la elección individual y no partidaria del Presidente de la República, este país no va a avanzar.

No olvidemos que los presidentes en este país suben al poder bastante atados, sobre todo si tomamos en cuenta que las clases no se suicidan.

En la actualidad vemos al actual Presidente, haciendo grandes esfuerzos por al menos paliar el estado de inequidad social que padecemos, pero aún vemos gente con sueldos de un millón de pesos, en cambio, otros lo que ganan no les da ni para comer, ni para educar a sus hijos ni para tener una vida digna.