La JCE pone un huevo cuadrado