Entre política y políticos: el basurero