Los ODS, la crisis y el poder