Jueves  13 de Mayo de 2021 | Última actualización 09:55 PM
Por: Prensa Latina | 7:27 PM

LIMA, 12 de mayo, 2021 (PL).- El fiscal José Pérez pidió hoy protección ante amenazas recibidas por su actuación como acusador de la candidata neoliberal a la presidencia, Keiko Fujimori, para quien pide 30 años y 10 meses de prisión.

Según fuentes del Ministerio Público, Pérez solicitó garantías para él y su familia por los frecuentes mensajes con amenazas y de incitación al odio y la violencia, aparecidos en redes de Internet.

En un documento presentado al coordinador del equipo de fiscales anticorrupción a cargo de casos de funcionarios y empresas, Rafael Vela, el magistrado dijo que la campaña de intimidación se intensificó tras la reciente audiencia de la solicitud de la defensa de nulidad de la culminación de las investigaciones.

La candidata se opone a la decisión de Pérez y su abogada, Giuliana Loza, alega que el fiscal no ha realizado diligencias de interés de su cliente, en tanto la parte acusadora sostiene que es su potestad decidir el cierre de las pesquisas porque ha reunido las evidencias para que el juez a cargo inicie el juicio.

Fujimori tiene como eje de su defensa cuestionar al fiscal y hoy expresó que 'sobre las filtraciones manipuladas de la Fiscalía, prefiero no pronunciarme', al ser interrogada sobre la revelación de que su esposo norteamericano, Mark Vito Villanella, recibió personalmente millonarios aportes electorales para el fujimorismo.

El diario La República reveló esta semana que el informe de Pérez incluye la confesión del empresario Enrique Gubbins, de que el cónyuge de Fujimori recogió de la empresa del Gubbins, Sudamericana de Fibras, parte de siete millones 630 mil dólares que su tío, Juan Rassmussen, le encargó entregar a la campaña electoral fujimorista de 2016.

La declaración es respaldada por el registro de visitas de Villanella a la compañía y la declaración de una funcionaria de la misma, la cual confirma que él acudía a recibir dinero.

Rassmussen, empresario peruano radicado en Chile y ya fallecido, contribuyó clandestinamente con aquella campaña de Fujimori con siete millones 630 mil dólares.

El monto representa 44 por ciento del total de 17 millones 312 mil 984 dólares obtenidos en forma oculta por el fujimorismo de parte de las empresas como la brasileña Odebrecht.

La actual candidata y más de 40 coínculpados son acusados de lavado de dinero por ese monto y ella es imputada de ese delito, así como de fraude, falsificación, obstrucción a la justicia y pertenencia a una organización criminal, indicó el informe.

Villanella, para quien el fiscal pide 22 años y ocho meses de prisión, simuló con fines de lavado de activos, ingresos por dos millones 192 mil 859 dólares, por comisiones obtenidas por su empresa de compra y venta de inmuebles, pero varios de los supuestos clientes lo desmintieron y dos niegan conocerlo.